Marco 2010 y el que no salta es momio


dsc02205

Para muchos ex miristas, Marco Enríquez Ominami, hijo de Miguel, representa una especie de sobrino o nieto al cual algunos reprueban ácidamente por no seguir el ejemplo de su padre y otros miran condescendendientes, manifestando que los hijos no tienen porqué ser iguales a sus progenitores y deben seguir su propio camino por la vida. Yo me cuento entre estos últimos.

Por eso visité su sitio web y leí parte de su propuesta presidencial sintetizada en 10 puntos. En general me parece bien, como también su actitud díscola y especialmente su rebeldía frente a la camarilla stalinista que controla el PS. Pero su candidatura con fuerte aroma a farándula y un “poco mucho” for ever young, me late inconsistente. Tal vez son mañas o tics de veterano, mas inclinado a políticos y politicas “tradicionales”… no se.
dsc02207
Marco y sus amigos Rodrigo Danus, el rey de la televisión chatarra, dueño de SQP y el periodista ultrafarandulero René Naranjo

El que no salta es momio

A raíz de un mensaje enviado por un lector debí rehacer este artículo, pues mi anéctota infantil se prestaba a confusiones y algunos pensaban que era de Marco Enríquez.

Pues craso error el mío y pido disculpas. Relatando mi  vivencia político-infantil pretendía resaltar las búsquedas populares, masivas y de largo aliento, como la que se encarnó en el proyecto de la Unidad Popular encabezado por Salvador Allende, en contraposición con improvisaciones novedosas que, de alguna manera, tienden a fugarse de la historia. Es cierto, el país ha cambiado, pero la historia y la cultura de izquierda continúan y de lo que se trata es de dar cuenta de todo ello en las nuevas aproximaciones que vayamos construyendo, entre muchos, con todas y todos y no de manera excluyente.

“Recuerdo que un día de 1970, siendo niño, me instalé en la ribera del Mapocho junto a unos pelusas veguinos, a ver pasar una de las últimas marchas de partidarios de Allende previas a la elección presidencial. Los manifestantes, en su mayoría campesinos de localidades vecinas de Santiago, desembarcaban del tren en la Estación Mapocho y los pelusones los hacíamos brincar gritando “el que no salta es momio”, para matarnos de la risa después. Me dolió el estómago de tanta carcajada y por eso me recuerdo de la pitanza y de esa multitud entusiasmada, integrada por gentes de todas las edades.

Aspiro a contribuir con algún grano de arena a generar el ambiente para que alguna vez, no se cuando, vuelvan las multitudes de viejos y jóvenes a saltar en pos de un proyecto de cambios a la chilena, como en esa oportunidad. Si se dan las condiciones y todavía estoy vivo espero estar entre los saltarines y no en la vereda, chacoteando a costa de los manifestantes. Y si no, mala suerte no más, saltará mi fantasma. Seguro que si.

Anuncios

Una respuesta a “Marco 2010 y el que no salta es momio

  1. de acuerdo! Los Hijxs ya sabemos que no son “patillas” de nuestro tronco, y eligen caminos que a menudo están alejados de los nuestros. Eso no significa que nosotros tenemos-teniamos la verdad…
    el Marquito me llena de chochera y ternura, y si la caga, la caga…Como en muchos sentidos la cagamos nosotros.

    La calidad de revolucionario no se hereda, no se lleva en la sangre, y la construcción de una identidad propia es para estos hijxs de iconos un tarea y una carga pesada.

    El estigma de ser “Hijxs de….solo lo comprenden ellos.

    http://hijosehijasdelamemoria.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s