Pasen a ver el circo


dsc052251Los circos acompañaron la niñez de muchas generaciones de nativos de este país (Chile, Shile o Tshile según sea el estrato social al cual pertenece el ciudadano). Yo recuerdo uno en particular llamado el Circo Maluenda (se llamaba así, tal cual), una compañía de payazos y acróbatas mediocres que se presentaban en algunos colegios pobres,  provocando las burlas de los escolares y no precisamente por la gracia de sus clowns sino porque eran bien “maluendas”, que en jerga chilena quiere decir pésimos. Recuerdo los “hoops” burlescos que entonabamos a coro cuando alguno de los acróbatas se caía de una pelota o un cilindro donde trataba de equilibrarse o cuando a una malabarista gorda le caía una clava en el pie.

Era tanta la chacota que la directora de la escuela se tenía que parar y lanzarnos una mirada fulminante para que dejaramos a los acróbatas y malabaristas cometer sus errores tranquilamente.

dsc052251

dsc07545

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s